Páginas

Manuel Antonio Domínguez Gómez, artista revelación MASQUELIBROS 2015



Manuel Antonio Domínguez ha sido elegido el “artista revelación” de la nueva edición de MASQUELIBROS. Esta categoría, junto a la de “artista invitado”, quiere destacar la obra de dos creadores cuyas creaciones estén especialmente ligadas al libro de artista y su soporte en papel. El arte de Domínguez es incisivo, inteligente y tiene mucho de ironía. Es un maestro del dibujo en su sentido más clásico –que no tradicional-, y a través de sus colores construye un universo profundamente particular habitado por personajes que pudieran ser representaciones caricaturescas de nuestra realidad. En algunas de sus obras encontramos una mezcla magnífica, de altísimo cuidado estético, entre la acuarela y el collage, siendo las suyas unas piezas de gran atractivo visual, que impactan, intrigan y atrapan al espectador.

Texto: Raquel Moraleja




¿Qué obras tuyas veremos en MASQUELIBROS?

Es un conjunto de piezas  desarrolladas a partir de la intervención pictórica en libros de botánica del 1958. La instalación contempla un número de 15 piezas de 25,4cm x 31,6cm presentadas sobre tres construcciones de madera.

El proyecto intenta entrelazar representaciones del género, sexo y deseo que caracterizan el camino de la transexualidad. Una reflexión sobre aspectos y conflictos generados en torno a la complejidad y variedad de relaciones sexuales del ser humano

Para presentar los diversos modos de la inversión y la diversidad de estas vidas, me valgo de la intervención pictórica sobre archivos de botánica. La intención no es la de recrear los estados de la vivencia corporal más específica del transexual, sino la de utilizar a través de un evento documentado como son las publicaciones del estudio de la flora, una construcción de diferentes estados temporales producidos en el cuerpo y de la presentación de la transexualidad por medio de una imaginería sexual y erótica.



¿Cuáles son las distintas disciplinas artísticas que practicas?

La acuarela se ha convertido en una técnica en la que me siento muy cómodo y desde la que hago partícipe a otras. Las combinaciones de collage y acuarela o guache y acuarela son procesos que se pueden ver en este proyecto



¿Qué ideas te inspiran a la hora de crear?

Por norma general los objetos encontrados son germen fundamental de mi trabajo. Mas allá de los textos sobre género que llegan a mis manos de forma buscada o fortuita, lo que más aporta a mi trabajo es el circuito diario de conversaciones con amigxs, el contexto de ciudad/pueblo y la posibilidad de perderme entre museos, galerías, mercadillos y ferias.



¿Cómo supiste que querías dedicarte al arte?

Nací en un pueblo pequeño, en el que el consumo de arte contemporáneo y la dedicación artística no resultaban muy accesibles. Gran parte de la toma de decisión y trayectoria posterior tienen que ver con una perspectiva de inconformidad y superación propia del matriarcado que es mi familia. 


¿Hay algún elemento de denuncia político-social en tu obra?

Al trabajar sobre el carácter imaginado de las identidades personales, aparece un importante componente de cuestionamiento de lo socialmente construido. Existe ese elemento de denuncia acerca de los modelos de sexualidad que son presentados como arquetipos. El resto, son debates subjetivos acerca de lo que me rodea.



¿Qué significa para ti un libro como objeto?

Algo en lo que la literatura y texto son una pequeña parte. Un fetiche sensorial, lleno de signos, frases e imágenes que abren significados por separado y de forma conjunta.



¿Y como sujeto artístico? ¿Qué se puede crear sobre un libro?

Me interesa especialmente la reinvención y subversión de los elementos, trabajar sobre objetos e historias que fueron terminadas con un fin diferente. El libro, además de las peculiaridades que conlleva como objeto artístico, es un soporte perfecto para la resignificación y recontextulaización, así como lo son las cartas o fotografías encontradas sobre las que trabajo.



¿Cuáles son los libros que han marcado tu vida?

En parte por haber sido recomendados o regalados, tres de ellos son:

Una edición muy modesta y llena de notas de Cartas a Theo, de Vicent Van Gogh.

Vida Ávida, de Ángel Guinda, una fuente muy recurrente de títulos de mis trabajos.

Un ejemplar de La homosexualidad imaginada, vigencia y ocaso de un tabu, de Norberto Chaves, que forré con un programa de la obra de teatro los chicos del coro una mañana para hacer menos chivata la portada en el metro.


Háblanos de algunos libros muy especiales que tengas y cómo te hiciste con ellos.

Atlas geográfico universal (Salvador Salinas). Ya le quedan pocas páginas, pero fue el primer libro con el que comencé a trabajar el mapa en los collages. Lo recogí como espigador en el rastro de Valencia

Sueños olvidados y otros relatos (Stefan Zweig). A raíz de una de mis primeras exposiciones un visitante me lo regaló.

Xmen n1  (Jin Lee y Chris Claremont). Lo compré en mi visita a la Expo92, y descubrí mi primera tienda especializada en comics.